Carbón y maridaje: cuáles son los mejores vinos para acompañar tus platos a la brasa?

Marcando la diferencia con el carbón

La cocina a brasa es una de las preferidas por aquellos que disfrutan de los sabores intensos y ahumados que se consiguen al cocinar los alimentos de esta manera. Uno de los elementos más importantes de esta técnica culinaria es el carbón, ya que es el encargado de dar fuego y calor a la parrilla y de potenciar el sabor de los ingredientes. Sin embargo, no todos los carbones son iguales, y de ello dependerá en gran medida el resultado final de nuestro plato.

Tipos de carbón

Existen dos tipos de carbón para parrilla: el carbón de leña y el carbón vegetal. El carbón de leña se obtiene de la combustión de la madera y suele ser más económico que el carbón vegetal. Por otro lado, el carbón vegetal se obtiene de la carbonización de la leña, un proceso que elimina todas las impurezas y que hace que el carbón resultante tenga un mayor poder calorífico y tenga menos humedad. Además, el carbón vegetal tiene una combustión más uniforme, lo que se traduce en una mejor distribución del calor y una mayor estabilidad de la temperatura.

En general, se recomienda utilizar carbón vegetal para parrilla, ya que garantiza una mejor calidad y un mejor sabor a nuestros platos. Sin embargo, no es lo único que debemos tener en cuenta para conseguir un resultado excelente en nuestra comida.

Maridaje con vinos para acompañar tus platos a la brasa

El maridaje es el arte de elegir el vino adecuado para acompañar un determinado tipo de comida, de tal manera que ambos se complementen y potencien sus sabores. A la hora de elegir un vino para nuestros platos a la brasa, debemos tener en cuenta algunos factores importantes.

Tipos de carnes

Dependiendo del tipo de carne que estemos cocinando, tendremos que escoger un tipo de vino u otro. Por ejemplo, si estamos cocinando carne de res, un vino tinto con cuerpo y taninos suaves será una elección perfecta. Por otro lado, si estamos haciendo una cena de mariscos a la brasa, un vino blanco fresco y seco será una buena elección, ya que no opacará el sabor suave y delicado de los mariscos.

Sabor de los platos

Además del tipo de carne, debemos tener en cuenta el sabor de los platos a la hora de elegir el vino. Si estamos cocinando carnes ahumadas con un sabor intenso y fuerte, un vino tinto con cuerpo y taninos fuertes será una buena elección. Por otro lado, si estamos cocinando vegetales a la brasa con un sabor más suave, un vino blanco fresco o incluso un vino rosado serán más adecuados.

Temperatura

Por último, otro factor importante a la hora de maridar vinos con platos a la brasa es la temperatura. Es importante que el vino esté a una temperatura adecuada para que pueda potenciar el sabor de la comida. En general, los vinos blancos deberían estar entre 8-10 grados, los vinos tintos más ligeros entre 14-16 grados y los vinos tintos más intensos entre 16-18 grados.

Recomendaciones de vinos para acompañar tus platos a la brasa

  • Carne de res: un buen Ribera del Duero o un Malbec de Argentina serán excelentes elecciones.
  • Carne de cerdo: un vino tinto joven de la Rioja o un rosado de Navarra serán dos alternativas muy acertadas.
  • Pollo: para el pollo a la brasa, los vinos blancos son una opción más que adecuada. Un albariño o un chardonnay serán perfectos.
  • Mariscos: como hemos mencionado anteriormente, un vino blanco seco y fresco será una muy buena elección para los mariscos a la brasa. Un verdejo o un Rías Baixas serán dos opciones excelentes.
  • Vegetales: para los vegetales a la brasa, un vino blanco fresco y afrutado como un espumoso o un Rueda serán perfectos.

En definitiva, la elección del vino adecuado para acompañar tus platos a la brasa es un arte que requiere conocimiento y experiencia. Con estas recomendaciones y teniendo en cuenta factores como el tipo de carne, la intensidad del sabor y la temperatura, conseguirás un maridaje perfecto entre la comida y el vino para disfrutar de una experiencia culinaria única.