Mitos y verdades sobre la parrilla

Introducción

La temporada de parrilla está en pleno apogeo y con ella llegan muchas creencias y mitos sobre cómo cocinar los alimentos a la parrilla. En este artículo, nos sumergiremos en los mitos y verdades detrás de esta técnica de cocina popular y te daremos algunos consejos útiles para mejorar tus habilidades en la barbacoa.

Mito #1: La parrilla es solo para carne

Contrariamente a la creencia popular, la parrilla no se limita sólo a la carne. De hecho, la parrilla es una gran manera de cocinar una gran variedad de alimentos como vegetales, pescado, frutas e incluso postres. Si eres vegetariano o simplemente quieres reducir el consumo de carne, la parrilla es una excelente opción para ti.

Mito #2: La parrilla es peligrosa y puede causar cáncer

Este es uno de los mitos más extendidos, pero ¿es cierto? La verdad es que la parrilla en sí misma no es peligrosa y no causa cáncer. Lo peligroso es el quemado de los alimentos cuando se cocinan a altas temperaturas por un período prolongado de tiempo. Se sabe que el quemado de los alimentos produce compuestos químicos llamados hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAP) y aminas heterocíclicas (AHC), que pueden aumentar el riesgo de cáncer. Sin embargo, la buena noticia es que puedes reducir el riesgo al cocinar los alimentos a una temperatura adecuada y evitar el quemado.

Verdad #1: Una buena parrilla comienza con una buena limpieza

Antes de comenzar a cocinar, es importante limpiar la parrilla correctamente. Para hacerlo, asegúrate de raspar los restos de comida de las parrillas con un cepillo de cerdas gruesas o una herramienta de raspado. Luego, enciende la parrilla y déjala calentar durante unos 15 minutos para quemar cualquier residuo restante. Después, simplemente cepilla las parrillas de nuevo para quitar cualquier ceniza antes de poner la comida sobre la parrilla.

Verdad #2: La marinada es clave para el sabor y la textura

La marinada es una mezcla de líquidos y especias que se utiliza para dar sabor y ablandar la carne. El marinado no solo agrega sabor, sino que también ayuda a evitar que la carne se seque durante la cocción. La mayoría de las marinadas están hechas con un ácido como el vinagre o el jugo de limón, que descompone las fibras de la carne y hace que sea más tierna. Marinar la carne antes de ponerla en la parrilla detonará su sabor y la suavizará.

Mito #3: La parrilla es solo para cocinar a fuego alto

No siempre es necesario cocinar a altas temperaturas en la parrilla. De hecho, cocinar a fuego medio o bajo puede ser beneficioso para ciertos alimentos. La carne más gruesa, como los filetes y las costillas, a menudo se cocinan mejor a fuego medio para asegurarse de que estén bien cocidos por dentro y tiernos. Por otro lado, las verduras y las frutas se cocinan mejor a fuego medio para evitar que se quemen.

Verdad #3: Es importante dejar que la carne se descanse antes de cortarla

Después de retirar la carne de la parrilla, es importante dejar que la carne se descanse durante unos minutos. Esto permite que los jugos se redistribuyan y evita que se sequen. El tiempo de descanso depende del tamaño de la carne: un filete grande necesitará de cinco a diez minutos, mientras que un bistec más pequeño sólo necesitará unos minutos. Si cortas la carne de inmediato, los jugos se derramarán y la carne quedará seca.

Mito #4: La madera es mejor que el carbón

Hay una creencia común de que la madera es mejor que el carbón porque supuestamente agrega sabor a la comida. Si bien es cierto que la madera puede agregar sabor, el carbón sigue siendo la mejor opción para la mayoría de las situaciones de parrilla. En general, el carbón es más fácil de encender, dura más y puede alcanzar temperaturas más altas que la madera. Sin embargo, si estás buscando ese sabor ahumado, sin duda deberías usar madera.

Verdad #4: La elección del combustible afecta al sabor

Aunque el carbón es la mejor opción en la mayoría de las situaciones de parrilla, no todas las variedades son iguales. El carbón vegetal es muy popular y se quema más caliente que el carbón común, lo que lo hace ideal para cocinar carnes y asar verduras. Por otro lado, el carbón de leña proporciona un sabor ahumado más profundo, pero requiere mucho tiempo y paciencia para quemar correctamente.

Conclusiones

En conclusión, hay muchos mitos y verdades sobre la parrilla. Es posible que pienses que sabes mucho sobre la parrilla, pero nunca está de más aprender más sobre cómo mejorar tus habilidades en la parrilla. El consejo más importante es no tener miedo de experimentar: prueba diferentes carnes, vegetales, salsas y métodos de cocción para encontrar la técnica de parrilla perfecta para ti.